La compra se llevará a cabo con recursos exclusivos del gobierno regional, correspondientes al 6% del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR), a través de una Fundación sin fines de lucro a determinar, que es la fórmula más rápida de concurrir con esta ayuda lo más pronto posible a las familias más vulnerables y mayormente golpeadas por esta crisis, en cada una de las comunas de la región.

Dentro del proyecto se consideran $ 1.000 millones para el traslado y entrega de las cajas en cada uno de los hogares beneficiados, tarea que realizarán furgones escolares, otra de las actividades económicas que se ha visto fuertemente golpeada, ante la suspensión de las clases en todo el territorio.

Al respecto, el presidente del CORE, Manuel Murillo Calderón, indicó que “éste es el inicio de muchas ayudas más que el Consejo Regional está disponible para aprobar, en apoyo a cada uno de los gremios, sectores y familias que lo están pasando muy mal por la crisis provocada por la pandemia. Sabemos lo difícil que es vivir el día a día, y el CORE quiere ayudarlos”.

Cabe señalar que esta región no dispone del 5% de emergencia, pues esos recursos ya fueron ocupados en otras situaciones de urgencia, como la grave sequía que afecta a la región.

Junto a los recursos aprobados por el CORE de Valparaíso, el gobierno central ha anunciado un aporte a nuestra región de $ 1.000 millones para este mismo ítem, lo que sumado a la eventual ayuda del sector privado, se podría llegarse a un total de 155.714 cajas de mercadería, lo que se traduce en la misma cantidad de hogares, compuestos por 622.856 personas.

La logística funcionará de la siguiente forma: el primer centro de acopio donde llegarán las cajas compradas para toda la región lo tendrá a cargo la fundación sin fines de lucro que sea elegida. Desde allí, las canastas familiares serán conducidas a cada comuna, por efectivos de las Fuerzas Armadas, los que se las entregarán a los municipios, en sus acopios, desde donde serán distribuidas a los hogares beneficiados por los transportes escolares.

Presidente del CORE pide que opinión de Mesa Social Regional

COVID-19 tenga mayor incidencia en toma de decisiones

 

 

Preocupación existe en el Consejo Regional (CORE) de Valparaíso, por el avance de las cifras regionales relacionadas con la pandemia del Coronavirus, y que las sugerencias emanadas por el panel de expertos que forman parte de la Mesa Social Regional COVID-19, no estarían siendo consideradas por la autoridad sanitaria.

Así lo expresó el presidente del cuerpo colegiado, Manuel Murillo Calderón, quien explicó que “como representantes de la comunidad, vemos con inquietud que, en las acciones llevadas adelante para enfrentar el rápido avance de la pandemia, solo algunas de las opiniones y sugerencias que han efectuado los integrantes de la Mesa Social Regional COVID-19 están siendo consideradas, instancia donde el CORE tiene como representante al presidente de la Comisión de Salud, el doctor Roberto Burgos González, y además es conformada por el presidente regional del Colegio Médico, alcaldes y los rectores de las universidades que imparten la carrera de Medicina.

Murillo señaló que, de acuerdo a las palabras del propio Ejecutivo regional, al momento de conformar esta mesa, tenía como objetivo comunicar e informar las políticas de Gobierno, y también recibir sugerencias y opiniones de actores claves y relacionados con el tema, que pudieran mejorar la estrategia y las acciones que se están realizando. “Claramente esto último no se está dando de la mejor forma en la región. Hoy más que en cualquier otro momento, se hace imprescindible tener la capacidad de recoger, evaluar e implementar lo que esta mesa de actores y expertos regionales pueda plantear”, indicó el presidente del CORE.

A ello, agregó que “la autoridad sanitaria y regional debe asumir que el momento de tomar medidas adicionales es ahora, con un profundo sentido de urgencia. La acción debe estar orientada a contener el avance de la pandemia en sectores donde se identifique un mayor aumento de contagios y mayor vulnerabilidad, en cuanto a la posibilidad de las familias de hacer efectivas las medidas de protección. Hoy en día existe incertidumbre y muchas familias que  realmente no saben qué hacer. La pandemia que nos afecta no se detiene y se requiere enfrentarla con la mayor seriedad y rigurosidad entre todos, y es fundamental ser eficaces, efectivos y rápidos en la toma de decisiones”.

Por último, Murillo afirmó que “en ciudades como Viña del Mar, Valparaíso y San Antonio claramente la toma de decisiones no ha sido oportuna y las medidas han llegado tarde, sin lograr contener el número de contagios. Es imprescindible entender que se debe actuar ahora y anticiparse a las situaciones y así debe entenderlo también la autoridad sanitaria regional, quien también debería tener una mejor coordinación con la mesa de expertos nacionales”, concluyó.