Hace dos años, a los pocos días de haber asumido como Presidente de la República Sebastián Piñera, todos los alcaldes de la Región de Aconcagua solicitamos una reunión con el entonces Subsecretario de Desarrollo Regional Felipe Salaberry, quien nos atendió los primeros días de abril de 2018. Como se sabe, esta institución desarrolló un estudio sobre la posibilidad de creación de la Región de Aconcagua, denominado Estudio de Bases, ya financiado, ejecutado, y que contenía todos los detalles sobre la  materia en más de dos mil páginas. En esa oportunidad el subsecretario nos señaló que el estudio de base se paralizaría, y se complementaría con un estudio de factibilidad económica de la viabilidad del proyecto, cuya licitación se haría el primer semestre del 2018. A eso se comprometió el subsecretario.

Así como este compromiso se realizó con los alcaldes, también se concretó con algunas agrupaciones ciudadanas como “Yo Amo Región de Aconcagua” o “Corporación Aconcagua Región” entre otras. Es así como pasó el primer semestre sin que se realizara la licitación, posteriormente se nos dijo que se realizaría el segundo semestre de ese año, después el primer semestre del 2019, luego el segundo semestre del 2019. Lamentablemente ésta nunca se realizó, ni siquiera se nos dio explicaciones, archivándose este compromiso, junto por supuesto, con su propia credibilidad.

Esta situación es sumamente dolorosa ya que si el Gobierno no quiere que se concrete la Región de Aconcagua, cuestión legítima, lo debe decir derechamente, pero no hay nada peor que a los alcaldes que fuimos elegidos democráticamente por la ciudadanía y que somos transversales en términos políticos, se nos engañe.

En febrero de 2019, Codelco División Andina, tuvo un accidente ambiental y se vertió concentrado sobre el Río Aconcagua, producto de una falla y mala mantención de instrumentos y mecanismos de la empresa. Dos años antes también se produjo un accidente ambiental donde se vertió relave. Los accidentes ambientales de Codelco nunca son reparados en su real profundidad, y lo que es peor, todos los esfuerzos por las compensaciones y mitigaciones han sido infructuosos.

Nuestra zona tiene ganaderos, que en este último tiempo han perdido todo su capital, gente sencilla y de mucho esfuerzo. Codelco podría haber colaborado, tratando de ayudar a la gente de la zona que incluso es dueña de los terrenos por  donde pasan los conductos de esta empresa, y que por cierto históricamente los han impactado. Esto demuestra que Codelco no tiene ningún compromiso por esta zona, siendo que acá están los terrenos de donde ellos extraen sus riquezas. Extraen, destruyen el medio ambiente y se llevan los recursos, sin dejar ningún beneficio real. Angloamerican por lo menos ha colaborado en estudios para mejoras de agua potable rural. Codelco, que es una empresa que por ser estatal debería tener más compromiso, nada.

El año pasado, producto de la dramática sequía que se vive en Aconcagua, solicitamos la declaratoria de catástrofe de la zona. Dicha declaratoria surgió en agosto del 2019 y comenzó a funcionar el 26 de septiembre de 2019. En el Decreto Supremo se señalaba que el Intendente Jorge Martínez debía asumir como Delegado Presidencial para hacerse cargo de esta catástrofe, pero lamentablemente y de forma increíble, él nunca se ha reunido con nosotros, a pesar de las múltiples solicitudes que como alcaldes hemos realizado, es más, la última vez que se reunió con nosotros fue en enero de 2019. Insisto, es delegado presidencial para la zona.

Así, ha pasado más de un año sin concretar un encuentro, y esto es más grave aún tratándose de una situación catastrófica que cada día crece más. Ya no son solo los ganaderos los afectados, sino que la agricultura también se vio fuertemente impactada generándose niveles de desempleo tremendos, sobre todo en las comunas que dependemos en un 70% del mundo rural. Si en todo Chile hay Cesantía, hay que imaginarse los niveles que alcanzan en nuestras comunas. Cientos de personas desesperadas entrevistándose con los alcaldes, concejales y concejalas en búsqueda de trabajo. Pero para el intendente no existimos.

 

Por otra parte, las Cuentas Públicas de los municipios ni siquiera son visitadas por los parlamentarios de la zona. En los dos últimas realizadas en nuestra comuna, sólo en una asistió la senadora Isabel Allende, el resto, nunca. Es fundamental que ellos participen para que conozcan las gestiones y vean en qué pueden ayudar y colaborar con nosotros. Sabemos que los parlamentarios sólo tienen un compromiso real con aquellas zonas que son densamente pobladas, el Aconcagua es absolutamente ignorado.

Son estas, y muchas otras más, las situaciones de disconformidad que cruzan el ambiente político de todos los sectores , los que tienen al Aconcagua en una molestia constante y que muchas veces los alcaldes callamos, ya que tenemos y dependemos económicamente del financiamiento que se hace del Gobierno Regional de Valparaíso, pero esta situación ya se ha tornado dramática.

De los once años que llevo como alcalde, nunca presencie algo parecido, es como ser invisible, es como ser un territorio de conquista, extracción, dependencia, sometimiento.

Claro que este tipo de declaraciones siempre trae consecuencias, lamentablemente cargo con una dosis de rebeldía que no puedo contener, porque amo esta zona en que nací y me crie, porque soy profundamente aconcagüino, pero debe estarse muy atento, porque quienes vivimos en las alturas de la cordillera, vemos muy bien todo lo que pasa, y sobre todo, porque la rebeldía es una características que todos y todas las que vivimos en esta zona poseemos, que solo está dormida, pero que al igual que en todo Chile, también comienza a despertar.

 

NELSON VENEGAS SALAZAR.

ALCALDE DE CALLE LARGA.