Una alianza entre la municipalidad de Limache y el Centro de Detención Preventiva (CDP) local ha permitido que un grupo de cuatro internos estén ayudando a toda la comunidad por medio de la confección de mascarillas. El alcalde de la comuna, Daniel Morales, llegó hasta el recinto penal este lunes para recibir la primera partida de estos implementos de protección personal.

 

Durante la visita a la unidad penal el edil recibió de manos de privados de libertad 330 mascarillas. Además, pudo conversar con los encargados de la elaboración de estos barbijos y conocer la sala de clases donde trabajan y que fue acondicionada especialmente para estas labores.

 

“Estamos en el centro penitenciario por el aporte que nos están haciendo los propios internos con su mano de obra, con su tiempo, con su dedicación. Tenemos que sensibilizar el hecho de la utilización permanente de la mascarilla y nosotros vamos a estar entregando mascarillas en forma completamente gratuita en la calle y hoy día son las mascarillas que se están confeccionando en nuestro centro penitenciario, que forma parte de nuestra ciudad. Estamos en la línea de un trabajo conjunto, que es un trabajo solidario, y que va a beneficiar a todos nuestro vecinos”, sostuvo el acalde Morales.

 

El edil limachino agregó que con esta iniciativa también se busca que la comunidad  de cumplimiento a la normativa municipal que obliga al uso de este implemento de protección.

 

Por su parte el jefe del CDP de Limache, capitán Víctor Briceño, afirmó que: “Todo esto nació, en primera instancia, en el momento en que los internos deciden solventar este requerimiento sanitario para ellos mismos. Esta idea se da de muy buena manera y, conforme a esto, se sociabiliza con la municipalidad para efectos de poder ampliarlo a la comunidad en general. Teniendo una buena respuesta de la municipalidad comenzamos a trabajar en la confección de estas mascarillas”.

 

Respecto a la respuesta de los privados de libertad frente a este desafío de ir en ayuda de los habitantes de Limache, el capitán Briceño destacó que se manifestaron “muy llanos de aportar a la comunidad. Ellos entienden que estamos pasando por un momento crítico y, en líneas generales, ellos están comprometidos con su comunidad”.

 

Uno de los reclusos que trabaja elaborando estos barbijos es Patricio Gómez, quien se mostró contento de poder ayudar en esta pandemia.

 

“Sirve para toda persona que está en calle porque hay personas que se están enfermando y muriendo por esta situación y nosotros nos damos cuenta que estamos haciendo un bien para ellos”.

 

La creación de estos implementos de seguridad comenzó a fines del mes de mayo y se espera efectuar una segunda entrega en las próximas semanas.