mos tiempos difíciles en esta crisis del Coronavirus. Aislamiento de amigos y familiares, enfermedades y miedos al contagio, pérdida del empleo e inestabilidad económica, entre otros están provocando que nuestra Salud mental se vea afectada de manera permanente y aguda. Uno de los síntomas que podemos padecer es la ANSIEDAD, un estado emocional dada las circunstancias, pero que debemos evaluar para saber si estamos rebasando los límites a medida de que seguimos viviendo en estos tiempos de crisis de encierro que lamentablemente aún no existe un período determinado para saber cuándo se termina. Vivimos constantemente en un nivel de temor y un estado de excitación similar al de los veteranos de la guerra, así lo señala Jane Webber, Psicóloga y Profesora de Educación en la Universidad de Kean en Nueva Jersey(EE. UU) nuestro sistema nervioso solo puede permanecer en estado abrumador casi frenético durante un determinado espacio de tiempo antes que nos estrellemos emocionalmente. Nuestra calidad de sueño es constantemente mala, las pesadillas se convierten en algo normal, es a menudo la primera señal de que tal vez necesitemos tomar medidas para mejorar nuestra salud mental, dormir mal es un círculo vicioso, la ansiedad no sólo crea un sueño pobre, la falta de sueño puede conducir hacia la ansiedad, estrés y depresión mientras que sigamos encerrados. Ver las noticias sobre el Coronavirus y su número de contagios y la crisis económica y el papel que ha jugado el sector de la política, la impotencia puede convertirse en una fuerte señal de ansiedad oscura y paralizante, es una señal de advertencia que necesitamos ayuda, es por eso que se recomienda estar en constante contacto con los seres queridos, socialmente conectados con amigos y demás personas a pesar de estar físicamente separados, la tecnología es una herramienta poderosa y positiva. Realizar llamadas por Internet o mediante el celular para sentirnos acompañados, Finalmente a pesar de la incógnita sobre el tema del COVID-19, procurar dentro de posible ser optimistas, el optimismo es mucho mejor que el pesimismo si se tiene la buena disposición psicológica, para no decaer y no perder las esperanzas sobre estos tiempos difíciles así esperar lo mejor de todos nosotros.