El trabajo de análisis criminal desarrollado por la PDI, el que duró más de seis meses, permitió determinar que los imputados tenían como rol principal el transporte de la sustancia ilícita, la que según fuentes de la investigación, es de origen colombiano y sería ingresada por pasos no habilitados en la provincia de El Loa.

 

Como parte del procedimiento, la policía civil incautó más de 41 kilos de marihuana del tipo cripy, que se encuentran avaluados en más de 200 millones de pesos y que pretendían comercializar en las regiones Metropolitana y de Valparaíso, con motivo de las fiestas de fin de año.

 

En la oportunidad, además la PDI decomisó dos vehículos, uno de ellos especialmente acondicionado para que la droga no fuese detectada y otro que era usado para alertar de los posibles controles policiales en el trayecto.

 

Los imputados quedaron a disposición del Juzgado de Garantía de Los Andes para su respectiva formalización.