En la ocasión, un grupo de personas ingresó mediante un forado al local comercial y premunidos de armas de fuego intimidaron a los dependientes logrando sustraer un millón de pesos en cigarrillos.

 

En un trabajo coordinado con el Ministerio Público, la PDI a través de la inteligencia policial,  logró determinar que un guardia de seguridad estaba coludido con los antisociales.

 

Tras gestionar las órdenes de detención, se logró la captura de F.S.A.C. y de J.I.O.R, quien mantenía en su domicilio 19 cajetillas correspondientes a parte de lo sustraído.

 

Ambos imputados fueron trasladados al Juzgado de Garantía de San Antonio para su correspondiente control de detención.