Una difícil situación está enfrentando el gremio de los dueños de botillerías, especialmente las ubicadas en los barrios, pues a la crisis económica general por la que atraviesa el comercio (producto de la pandemia), se suma el trato desigual que tendrían por parte de las grandes empresas proveedoras de licores, aguas y bebidas frente a los supermercados y grandes tiendas.

Así lo explicó el presidente del Consejo Regional (CORE) de Valparaíso, Manuel Murillo Calderón, quien indicó que “las grandes multitiendas y consorcios comerciales han provocado que la economía local cada vez se sienta más destruida, abandonada y con serios riesgos de desaparecer. Uno de los sectores fuertemente golpeado son los botilleros, donde los grandes proveedores prefieren vender sus productos a los supermercados o grandes tiendas, en desmedro de los pequeños locatarios, que en su mayoría son pequeñas empresas familiares que además generan cerca de 2.500 empleos en la región”.

Murillo señaló que “el no poder contar con determinados productos produce desabastecimiento en las botillerías de barrio, lo que va a desencadenar que los locatarios terminen vendiendo sus patentes y el público se verá obligado a comprar en los supermercados, los que podrán manejar libremente los precios”.

A ello se agrega el despido de una cantidad importante de vendedores y trabajadores ligados al rubro, por lo que se ve afectada toda la cadena logística.

Murillo informó que la Asociación Regional de Botilleros no descarta una denuncia ante la Fiscalía Económica, debido al trato injusto que reciben los pequeños empresarios frente a las grandes cadenas comerciales, con el fin que las autoridades regulen esta situación.

A su vez, anunció que el CORE, a través de la Comisión de Turismo y Fomento Productivo, analizará los aspectos jurídicos de este conflicto, para acompañar a este rubro y a todos los otros que se sientan perjudicados por razones similares.

                La presidenta de la mencionada comisión, Edith Quiroz Ortiz, dijo que “tenemos un compromiso con los pequeños y medianos emprendedores de los rubros del comercio y el turismo, tanto en los apoyos económicos que se hacen desde el CORE como en el acompañamiento y entrega de información de subsidios y todas las herramientas a las que se puede optar en estos tiempos de crisis, para que no se vean obligados a cerrar sus negocios, dejando muchas veces a sus propios núcleos familiares sin trabajo. Por ello, ante la denuncia de un trato desigual por parte de los proveedores, estamos analizando todas las alternativas jurídicas para ir en apoyo de ellos”, concluyó.