Ante la información errónea difundida en medios de comunicación Gendarmería descarta la existencia de un brote de tuberculosis en alguna unidad penal  de la región de Valparaíso.

En el caso específico del Centro de Detención Preventiva de Quillota existe solo un caso sospechoso de tuberculosis, el cual se encuentra internado en el hospital San Martín a la espera de los resultados de los exámenes realizados.

Con la finalidad de proteger a la población penal se tomó la decisión de mantener en aislamiento preventivo al colectivo habitado por el privado de libertad. Es esta situación la que imposibilitó el traslado de tres reclusos hasta el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Quillota.