Al día de hoy las dependencias de lectura cuentan con cerca de 11.000 textos en sus estantes.

Son nueve las bibliotecas existentes en los establecimientos penitenciarios de la región de Valparaíso, las que cuentan con un total de 10.891 libros. Esta significativa cifra aumentará en los próximos meses gracias a una nueva entrega por parte del ministerio de Las Culturas, las Artes y el Patrimonio.

Para los próximos meses se espera que lleguen, aproximadamente, un total de 900 libros a las bibliotecas existentes en los recintos penales. Éstos responderán a requerimientos efectuados por los mismos privados de libertad y las últimas novedades literarias.

El encargado regional de educación y bibliotecas, sargento segundo Daniel Castillo,

detalló la literatura que se recibirá durante el presente trimestre.

“Se espera que a mediados del presente año se envíen cien nuevos libros a la totalidad de las nueve bibliotecas públicas que funcionan al interior de los recintos penitenciarios de la región. Es una selección que incluye literatura clásica y contemporánea, de autoayuda, poesía, estudio de géneros y libros de oficios, entre otros”.

Por su parte la directora regional de Gendarmería, coronel Sandra Toledo, destacó la importancia que ha tenido el Plan de Bibliotecas en Recintos Penitenciarios, el cual comenzó el año 2015 bajo el alero de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos.

“La labor realizada viene a apoyarnos en el proceso de reinserción social de nuestra población penal. Sin duda el libro es una importante herramienta de educación y, por lo mismo, es que estamos contentos con la cifra de lectura lograda el año pasado. Estamos hablando de que durante el 2020 los internos e internas pidieron más de seis mil libros”. 

“El 2020 entró en funcionamiento la biblioteca del Centro Penitenciario Femenino de Valparaíso y durante su primer año las mujeres privadas de libertad leyeron 737 libros. Este 2021 ya estamos trabajando, junto a los funcionarios del Plan, para contar con una biblioteca en la sección femenina del Centro de Detención Preventiva de Quillota. De esta manera, se busca acercar la cultura a la población femenina y que cuenten con literatura que sea de su interés”.

Junto con el funcionamiento de las bibliotecas, el Plan contempla la realización de talleres de fomento lector y alfabetización digital. Éstos se han tenido que suspender debido a las medidas implementadas para evitar posibles contagios de Covid-19.