Retomando las tradiciones, el municipio andino, organizó una emotiva misa a la chilena, encabezada por el Obispo de la Diócesis de San Felipe, Gonzalo Bravo; ceremonia que se selló con un pequeño desfile en honor a las glorias del Ejército.

En un ambiente de recogimiento y celebración se realizó el TE DEUM de Fiestas Patrias en la parroquia Santa Rosa de Los Andes. La ceremonia fue presidida por el Padre Gonzalo Bravo Álvarez, Obispo de San Felipe, quien en su homilía explicó el significado de la palabra Te Deum, traducida del latín al español: ‘A ti, Dios’, considerado uno de los primeros himnos cristianos, que se entona principalmente en momentos de celebración, sobre todo cuando se quiere dar gracias a Dios”.

El Obispo Bravo enfatizó que “hoy día le damos gracias a Dios, pero sabemos también que no todos pueden hacerlo y esta fue una invitación que le hicimos al alcalde de los Andes, quien la aceptó encantado, agradecido por esta acogida”.

El alcalde de San Esteban, Christian Ortega, quien respondió a la invitación sostuvo que ahora somos una provincia unida, que trabaja en base a la fe, al cariño por nuestra patria por avanzar hacia una mejor comuna y por una mejor provincia”.

Mientras que el alcalde de Los Andes, Manuel Rivera contó sobre la génesis de esta ceremonia: “accedimos a esta invitación y gesto del obispo de Aconcagua de estar con nosotros con el pueblo evangélico, con el pueblo católico, consideramos que es momento de vivir intensamente las tradiciones, el llamado es a la unidad unión y de construir este país y la comuna entre todos y todas”.

Esta celebración contó con la presencia de autoridades civiles y militares de la región y principalmente de la provincia, dirigentes de juntas de vecinos, además de público especialmente invitado.

Luego del Te Deum, El Destacamento de Montaña N°3 «Yungay», junto con la Municipalidad de Los Andes, prepararon un sencillo homenaje en honor a las glorias del Ejército, que consistió en el desfile de algunos soldados en el principal paseo público y con la presencia de gran cantidad de vecinos y vecinas, que estaban entusiasmados de vivir nuevamente estas tradicionales.