Detectives de la Brigada de Investigación Criminal Quilpué esclarecieron el delito de apropiación indebida, donde un sujeto de iniciales V.P.L.R, se negaba a devolver a su propietaria una embarcación de fibra de vidrio en la cual se desempeñaba laboralmente.

 

La policía civil tras recibir la denuncia correspondiente a este ilícito, realizaron diversas diligencias para establecer que el imputado se desempeñaba como patrón en esta lancha, no obstante, al terminar la relación laboral y sentimental que los unía con la víctima, se negó a su devolución.

 

Según datos aportados por la PDI, el lanchón “Polaco II”, avaluado en 13 millones y medio de pesos, fue ubicado anclado en el sector de los embarcaderos de Quintero, donde fue reconocido por su propietaria, a quien le fue devuelto.